En Mediateca: 78/52: la escena que cambió el cine.

Alexandre O. Philippe aborda en este documental la famosa escena de la ducha de la película Psicosis de Alfred Hitchock y que desde el año 1960 en que se realizó,  se ha convertido en una de las escenas más recordadas de la historia del séptimo arte.

El director, un gran cinéfilo, no solo estudia de manera pormenorizada los 52 planos de la escena sino que además nos sitúa la película en su entorno histórico y social;  relaciona el film  con las obsesiones de Hitchcock y analiza el impacto y las emociones que provocó en su momento esa célebre escena sobre los espectadores.

El documental nos presenta también  las opiniones, siempre interesantes de  actores, directores o críticos como Jamie Lee Curtis, Guillermo del Toro, Elijah Wood, Danny Elfman  y Leigh Whannell.

Se trata de un film imprescindible para los estudiantes de cine y para los seguidores del famoso director de Los pájaros, sin embargo cualquier espectador disfrutará de este ameno documental que se llevó el premio al Mejor documental en el Festival de Sitges, el pasado año 2017.

 

 

 

Anuncios

En Mediateca: Nacido en Siria

Una mirada necesaria al drama de los refugiados de la guerra de Siria. Dirige esta
película documental Hernán Zin, que ya abordó otra dura situación en una cinta con
título semejante, Nacido en Gaza. Logra su objetivo de ofrecer una foto completa de
las personas que abandonan un país desolado, con un penoso periplo que les lleva a
Turquía, la isla griega de Lebos, Serbia, Hungría, Austria, Alemania, con su alojamiento
en campos donde las condiciones distan de ser óptimas, y donde no está claro que se
vaya a producir la desada acogida.
Sin histrionismos, el fracaso a la hora de atajar el problema queda de manifiesto, con
una Europa incapaz de gestionar un problema de enormes dimensiones, y en que el
miedo ante personas de distinta cultura e idioma queda de manifiesto. El film funciona
sobre todo con testimonios en off de niños que han visto horrores como decapitaciones,
donde se habla de familias obligadas a separarse, y de las dificultades idiomáticas, y de
cumplir los requisitos para recibir asilo.
Aunque el interés humano de la cinta de Zin está fuera de toda duda, y hay imágenes
de gran fuerza, las pateras en Lebos, una ciudad siria asolada, las secuelas de la metralla
en un chaval, etc, se echa en falta una mejor articulación cinematográfica al conjunto, el
hilo narrativo no resulta demasiado nítido. (Decine21)

 

 

En Mediateca: El emperador

Evocando las miradas y recuerdos de su hermano mayor, un joven pingüino se prepara para vivir su primer gran viaje…Siguiendo por  instinto la misteriosa llamada que le empuja a tirarse al agua, el joven pingüino tendrá que superar increíbles pruebas para llegar a su destino, salvar su vida y asegurar la supervivencia de la especie.

Veremos al joven pingüino caminando por efímeros paisajes de la Antártica, mientras lo azotan heladas ráfagas de viento, antes de volver a saltar al agua y nadar hacia profundos y desconocidos fondos marinos.

Se trata de una secuela realizada en el 2017, del aclamado documental  El viaje del emperador, del mismo director Luc Jacquet, que se llevó en el año 2005 el  Oscar al Mejor documental.  (Reseña editorial)

En Mediateca: La isla de los monjes

En 2005 El gran silencio de Philip Gröning, sobre frailes de clausura cartujos en Francia, reavivó a nivel internacional el interés por la vida monacal, ya que el público se sorprendía gratamente ante la paz interior de los monjes. Ahora la francesa establecida en Holanda Anne Christine Girardot, procedente de la televisión, está al frente de otro documental que se adentra en la vida de religiosos, en esta ocasión cistercienses de Sión, en los Países Bajos.

Ante la crisis de vocaciones, éstos han puesto en venta su enorme monasterio, construido para 120 personas, porque su número se ha visto reducido a siete, así que conviene mudarse a Schiermonnikoog, la Isla de los Monjes Grises, al norte del país, donde se originó la congregación.

La realizadora, que fue la primera mujer en poder entrar en el interior de las instalaciones, indaga con enorme sensibilidad en la profunda relación con Dios de las personas que retrata, que le tienen presente en todo momento. En el segmento inicial se pregunta cómo decidieron enclaustrarse, lo que desvela historias bastante diferentes. Indaga también en sus miedos e inseguridades ante el cambio radical que van a acometer en sus vidas, pero en ellos predomina una actitud positiva ante un nuevo comienzo, lleno de esperanza.

Se analiza también cómo influye su marcha en la comunidad, pues se entrevista a algunos afectados, entre ellos personas que llevan décadas acudiendo a la misa que ofrecen el domingo. El film, de ágil montaje, viene a concluir que en una sociedad cada vez más secularizada, adquiere más valor que nunca vestir los hábitos, para dar testimonio de la presencia de Dios en el mundo, en un momento en el que cada vez más gente lo ha eliminado de sus vidas. Está relacionado con esta temática la que quizás sea la mejor secuencia, donde los protagonistas sorprenden a un grupo de niños del que va a ser su nuevo emplazamiento. Algunos de ellos admiten que jamás habían visto a un fraile. (Decine21)

En Mediateca: Muchos hijos, un mono y un castillo

Película documental ganadora de la 32 edición de los Premios Goya 2018. Muchos hijos, un mono y un castillo ha sido dirigida por  Gustavo Salmerón, hijo de Julita Salmerón, protagonista indiscutible de la película.

La divertida trama gira en torno a la búsqueda de la vértebra perdida de la bisabuela asesinada durante la Guerra Civil, y que la familia ha guardado durante varias generaciones.  La familia emprende la búsqueda entre  los innumerables  y sorprendentes objetos que Julita ha ido almacenado durante sus ochenta años de vida. A través de películas familiares, el documental nos muestra a toda la familia Salmerón, pero el foco se centra  especialmente en Julita, a la que  escuchamos hablando con naturalidad, casi con desparpajo de su familia, sus deseos y de temas tan trascendentales como la muerte.

El primer largometraje de Gustavo Salmerón es un excelente trabajo  que con seguridad atraerá la risa del espectador, prueba de ello son los  numerosos galardones recibidos y sus elevados índices de audiencia.

 

muchos_hijos_un_mono_y_un_castillo-525862377-large

En Mediateca: Amazona

Clare Weiskopf, la directora del film, tenía 11 años cuando su madre huyó a la jungla colombiana, abandonándola a ella y a su hermano pequeño tras la muerte de su hermana mayor en 1985.

Cuando Claire se queda embarazada, treinta años después, decide ir a buscar a su madre para intentar comprender la decisión que un día le llevó a abandonarla y reconciliarse consigo misma.

Amazona es un viaje íntimo entre las dos, Val y Claire. Durante el rodaje, las conversaciones entre madre e hija analizan los límites entre la responsabilidad y la libertad. Claire no la juzga sino que trata de comprenderla.

 

 

 

 

 

 

En Mediateca: Converso

Tener o tener fe, ésa es la cosa, podríamos decir parafraseando al príncipe de Dinamarca del “Hamlet” shakespereano. El pamplonés David Arratibel ofrece en Converso un documental que tiene mucho de historia familiar íntima. Pues describe el proceso de acercamiento a la fe católica de casi su entera familia, que arranca con el novio de su hermana María y luego cuñado Raúl, organista, sigue luego por la propia María, y alcanza a su madre y a su hermana pequeña. Con su película, el director explica cómo estos hechos le han afectado personalmente en la última década, su trabajo le sirve para tratar de entender lo ocurrido desde su agnosticismo, y un modo de abordar conversaciones pendientes tras un período en que ha sentido dominado por el estupor y la sensación de rabia por parecerle que quedaba de algún modo excluido del círculo de los que son sus seres más queridos, por no compartir su misma experiencia…

…La narración es sencilla, sin alardes, con un uso sobrio y justo de la música como metáfora, o de los planos iniciales en que se atisba cómo tiene organizado María su hogar. Se graban las conversaciones de los distintos familiares con David Arratibel, en que sobresale la honestidad, el tratar de expresar lo inefable, lo que se indica bien en el título de uno de los capítulos en que se subdivide el film, que se interroga acerca de si se puede filmar al Espíritu Santo. María sobre todo, pero también los demás, resultan ser algo parecido a actores naturales, que cuentan con desparpajo, entusiasmo y sentido del humor, evitando el apabullamiento o la intención proselitista, cómo ha sido su proceso de conversión, y el momento más o menos tumbativo en que vuelven a una práctica religiosa abandonada por los avatares de la vida. (Decine21)