En Mediateca: A Good American

Al final de la Guerra Fría el matemático Bill Binney recibió el encargo de liderar un equipo de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) para crear un programa de vigilancia revolucionario. El programa Tnin Thread sería capaz  de interceptar cualquier señal electrónica, filtrarla por objetivos y ofrecer resultados a tiempo real sin invadir la privacidad de los ciudadanos. El sistema era perfecto, solamente tenía un problema: era demasiado barato.

El programa se suspendió tres semanas antes del atentado a las Torres Gemelas, la tragedia se podría haber evitado. Tras el 11-S comenzó la política de vigilancia masiva de las comunicaciones privadas de personas, una acumulación innecesaria de datos que impide a los gobiernos ser realmente efectivos en su lucha contra el terrorismo.

¿A qué precio debemos pagar nuestro derecho como ciudadanos a ser protegidos? (Reseña editorial)

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: