En Mediateca: Música de la Edad Media

Hay sobradas razones para sostener que durante el siglo XVI la música vivió en España su Edad de Oro. La polifónica ibérica produjo multitud de obras maestras, equiparables en lo técnico a las de otras escuelas europeas, pero con el sello distintivo de una intensa expresividad. Surgió, además, un repertorio instrumental de gran calidad, tanto para teclado como destinado a la vihuela.

La tercera y acaso más singular manifestación de este esplendor artístico la hallamos en los cancioneros, que contienen piezas muy singulares, ya que, tanto en razón de sus textos como del perfil de sus melodías, se hallan a medio camino entre la inspiración popular y la alta cultura.

Los patriarcas de la musicología española (Pedrell, Anglés o Mitjana), editaron algunos de ellos y reconocieron su extraordinaria calidad y originalidad. Los más importantes son el Cancionero de Palacio y el de la Colombina, ambos compilados durante el reinado de los Reyes Católicos, y los de Uppsala –o del Duque de Calabria– y Medinacelli, que reflejan un momento histórico posterior. La producción de Juan del Encina, el célebre poeta y compositor cortesano que vivió a caballo de los siglos XV y XVI, nos ha llegado en lo fundamental a través del primero.

Hasta no hace muchos años, estos pentagramas yacían en los archivos o bibliotecas o se desconocía cómo devolverles la vida. Hoy podemos, sin embargo, disfrutarlos en todo su esplendor gracias principalmente al empuje, talento y empeño de Jordi Savall quien, aprovechando la celebración del V Centenario del Descubrimiento de América, logró registrar una amplia selección de este repertorio.

Escuchar estas partituras, tan bellas como profundamente hispanas, nos permite evocar una época apasionante y disfrutar de una experiencia poco habitual: emocionarnos al oír cantar en español textos de un enorme valor literario.

Sirva ello como recuerdo y homenaje a Montserrat Figueras, fallecida hace unos meses, artífice destacada del rescate y difusión de este auténtico tesoro cultural, que durante su juventud había cautivado a otra gran artista catalana: Victoria de los Ángeles.

jordi-savall_kmetitsch-3548-1680x1119

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: