En Mediateca: Johann Sebastian Bach: obras para órgano

Las obras para el ‘rey’ de los instrumentos, dado su peculiar carácter, pasan con cierta razón por estar reservadas a los especialistas. Sin embargo, las del cantor de Leipzig ocupan un puesto muy singular y poseen un atractivo indudable para casi todos los amantes de la música.

Pueden dividirse en dos grandes categorías: las religiosas, casi todas elaboradas a partir de corales –melodías litúrgicas luteranas–, y las profanas, principalmente preludios y fugas. En ambos casos, hallamos numerosas piezas de altísima calidad, llenas de la belleza melódica, la solidez constructiva y la profundidad habituales en su creador.

En ellas, el contrapunto bachiano alcanza tal vez su máxima expresión, y el oyente debe esforzarse por seguir la evolución de las diversas voces, aunque es posible dejarse llevar por su indiscutible brillantez y esplendor sonoro. Es el caso de la muy célebre Toccata y Fuga en Re mayor. En lo que respecta a los corales, los hay de todo tipo, algunos muy espectaculares, otros cargados de encanto poético.

Quien no conozca estos auténticos tesoros, podría empezar por familiarizarse con las partituras no religiosas. Muy atractivos son también los Corales de Schübler o una parte de los que integran el Orgelbüchlein, el “pequeño libro de órgano”. Lo mismo que las muy ingeniosas transcripciones de algunos concerti grossi, escritos por otros maestros, como por ejemplo Vivaldi.

Ocupan un lugar de privilegio los corales que el autor compuso al final de su vida, y agrupo en dos imponentes colecciones, los Corales Leipzig y la Misa alemana. No menos interés tienen las Sonatas a trío, verdadero prodigio de equilibrio y buen gusto.

En la fonoteca de la UN contamos con dos integrales de este admirable corpus sonoro. La primera la protagoniza Helmut Walcha, un magnífico organista alemán de la vieja escuela, ciego de nacimiento, uno de los primeros en interpretar estas músicas con órganos y técnicas de época. La segunda alternativa es escuchar al sueco Hans Fagius, con mejor sonido y a veces más fidelidad estilística, pero con instrumentos no siempre adecuados y menor inspiración.

Imagen música, 19 de julio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: