En Mediateca: Musorgski: Boris Godunov

Uno de los compositores más geniales y sorprendentes de la historia es sin duda este autor, miembro del célebre ‘grupo de los cinco’, integrado por los creadores del nacionalismo ruso.
Aun a pesar de su poco ortodoxa formación musical, de su azarosa existencia, y de sus graves desequilibrios personales –causados en gran parte por el alcoholismo–, consiguió crear algunas obras maestras absolutas.
Particularmente impresionante es su contribución al género lírico, del que fue uno de los grandes renovadores. Inspirándose en la música popular de su país, creó un estilo por completo original, de un poder expresivo difícil de igualar.
El oyente habituado al repertorio italiano o francés, debe esforzarse para seguir y apreciar el recitativo continuo, adaptado a la prosodia rusa, que utiliza el músico, pero la recompensa es disfrutar de un paisaje dramático y sonoro único.
La más accesible y famosa de las óperas de Musorgski narra lo ocurrido durante el reinado de uno de los zares más crueles de la historia: Borís Godunov. El papel titular, escrito para un bajo-barítono, es de gran dificultad vocal y, sobre todo, extrema complejidad psicológica.
En torno a él se mueven los demás personajes, caracterizados también con mano maestra: el historiador y monje Pimen, el inexperto falso pretendiente Dmitri, su ambiciosa prometida Marina, o el intrigante jesuita Rangoni. Sin embargo, uno de los protagonistas principales es el coro, que comenta los acontecimientos y da voz a las reacciones del pueblo.
En la fonoteca de la UN contamos con excelentes grabaciones de este título tan emblemático. La primera contiene las dos versiones que existen: la original y la revisada. Resulta, en verdad, fascinante compararlas, todavía más en la idiomática lectura de Valery Gergiev, al frente de la orquesta, el coro y la espléndida compañía del Teatro Marinski de San Petersburgo.
Es también extraordinario el registro de la versión retocada por Rimski-Korsakov que protagonizó en su día el imponente bajo búlgaro Borís Christoff, quien, en una asombrosa exhibición de facultades y versatilidad, canta tres papeles: Borís, Pimen y Varlaam. André Cluytens, un estupendo maestro belga, dirige con acierto a una excelente orquesta, al portentoso coro de la Ópera de Sofia, y a un buen elenco de voces.

boris

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: