En Mediateca: El piano español, Albéniz, Granados y Falla

En el renacimiento musical que vivió España a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, el piano tuvo un protagonismo fundamental. Ante la débil actividad de las orquestas, no es extraño que algunos compositores se orientasen hacia el teclado, como forma tanto de ganarse la vida como para obtener el éxito.

El primero de ellos fue Isaac Albéniz, un auténtico niño prodigio, cuyo arte tardó en fructificar, en parte por su destacada carrera como virtuoso. Su producción, amplísima e irregular, fue concebida a menudo como divertimiento de alto nivel para los salones burgueses.

Sin embargo, llegado a su madurez, truncada por una prematura muerte, supo transfigurar el folclore español y crear páginas de gran elegancia y originalidad. Entre otras, las piezas agrupadas bajo los títulos Cantos de España y Suite Española dan buena muestra de su primer estilo, seductor, exótico y evocador.

No obstante, su obra maestra es la Suite Iberia, sin duda uno de los grandes hitos del la música española, comparable por su calidad y modernidad a las mejores muestras del impresionismo francés. La Vega y Azulejos, figuran también entre lo mejor que el músico compuso antes de dejar este mundo.

Los pentagramas de Enrique Granados, nacido también en Cataluña, tienen muchas concomitancias con los de su coterráneo, aunque son de factura más tradicional. Las doce Danzas Españolas están próximas a la música de salón, mientras que la siete Goyescas transciende más claramente sus límites.

También Manuel de Falla destinó parte de sus esfuerzos al piano, creando, como de costumbre, obras de gran concentración y perfección formal. La Fantasía Bética es la más acabada. A su lado, ocupan un digno lugar los Homenajes a Paul Dukas y Claude Debussy, o las danzas extraídas del celebre ballet El sombrero de tres picos.

En la fonoteca de la UN contamos con los admirables registros de este repertorio que realizó la gran pianista catalana Alicia de Larrocha. No menos interés tienen las interpretaciones del extremeño Esteban Sánchez, artista de rara sensibilidad. El cordobés Rafael Orozco y Arthur Rubinstein, un polaco que tanto conoció y amó España, se acercaron con gran inteligencia a la música de Falla.

 

ALBENIZ

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: