En Mediateca: Giovanni Gabrieli y la música religiosa

A finales del siglo XVI, Venecia, uno de los principales centros para impresión de partituras, se convirtió también en el punto focal de la vanguardia musical. Vino así a suceder a Flandes, cuyos extraordinarios y admirados maestros de capilla habían copado durante varios siglos los principales puestos en las catedrales y las cortes.

No obstante, fue Adrien Willaert, un compositor nacido en la actual Bélgica, quien, aprovechando el peculiar diseño de la Basílica de San Marcos, comenzó a practicar lo que conocemos como música policoral. Situando en sus diversas naves y galerías múltiples grupos de voces e instrumentos, exploró y amplió las posibilidades de la tradicional salmodia gregoriana, en la que dos coros cantaban alternándose. Fue, sin embargo, Andrea Gabrieli, tal vez discípulo suyo, quien formó a su sobrino, Giovanni Gabrieli. Éste le sucedió al frente de Capilla Marciana, y se convirtió en una figura de referencia, cuyas enseñanzas buscaron alumnos de toda Europa.

El nuevo estilo, mucho más espectacular, acabó sustituyendo a la vieja polifonía, basada en las complejas normas el contrapunto. Aun cuando aumentó el número de voces que solían manejar los compositores, se simplificaron las texturas, ya que éstas no se desenvolvían con tanta independencia, sino que estaban agrupadas y a menudo no intervenían todas a la vez.

Lo anterior implicaba simplificar en muchos pasajes la armonía, para obtener efectos novedosos y expresivos, y también conceder mucho protagonismo a los instrumentos, tanto de cuerda como de viento, que hasta entonces se habían usado para labores de refuerzo. De este modo, el esplendor y la magnificencia convivían con la sutileza y la intimidad, creando auténticos edificios sonoros, que todavía resultan en extremo espectaculares y atractivos.

En la fonoteca de la UN contamos con buenos registros de estas obras, debidos a conjuntos que se han especializado en abordarlas. Destaca sobre todos el que en su día creó el británico Paul McCreesh, y lleva el nombre del compositor: el Gabrieli Consort & Players. No tan reputada es la grabación de la Musicalische Compagney, un grupo de origen alemán encabezado por Holger Eichhorn.

andrea

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: