En Mediateca: Carmen

Pocas operas tan populares y al tiempo tan originales e importantes desde el punto de vista histórico como Carmen. Quien, conociendo sólo sus fragmentos más populares, la escuche en su integridad, quedará prendado por la elegancia, gracia y la espontaneidad de sus dos primeros actos, pero también sorprendido o impresionado por la energía de los dos últimos.

A pesar de su indiscutible talento, Bizet no gozó en vida de un gran reconocimiento. De hecho, el estreno de su obra maestra en la Ópera Cómica fue un gigantesco fracaso que precipitó la muerte de su autor, pocos meses después, con sólo 36 años.

Henri Meilhac y Ludovic Halévy, dos excelentes libretistas, se ocuparon de adaptar a la perfección la célebre novela de Prosper Mérimée. Para ella, compuso Bizet una música que, sin romper del todo con la tradición, tanto italiana como francesa, abrió nuevas vías en el arte lírico.

El carácter en extremo realista de la historia le ayudó a crear personajes llenos de vida, que supo caracterizar a la perfección. En las escenas amorosas o cómicas no se apartó del discreto encanto musical típico de los mejores operistas galos. Para los momentos dramáticos ideó, sin embargo, un nuevo y vigoroso estilo, sin sacrificar no obstante la ortodoxia del canto. Hay que sumar a lo anterior la magnífica y original orquestación, a pesar de su exotismo un tanto artificial, a menudo más francés que español.

En pocas obras han brillado tanto los cantantes españoles como en ésta. En la fonoteca de la UN, contamos con la celebérrima grabación del británico Thomas Beecham, tan afín al repertorio galo. En ella, Victoria de los Ángeles exhibe la legendaria belleza y naturalidad de su voz, pero se las arregla también para superar el desafío de las escenas más dramáticas. La da cumplida réplica Nicolai Gedda, el extraordinario tenor sueco de ascendencia rusa, todo un especialista en la ópera francesa, quien igualmente halla en todo momento el estilo y la expresión justa. Un extenso e idiomático elenco francés –con Ernest Blanc y Jeanine Micheau a la cabeza– corona este formidable registro.

En otra excelente versión, bajo la experta batuta de Claudio Abbado, Teresa Berganza encarna el personaje titular en la tesitura original de mezzosoprano. A pesar de sus evidentes carencias vocales, en las partes más líricas, da muestras de su enorme talento. A su lado, Plácido Domingo, en plenitud de facultades, delinea su apasionado y juvenil Don José, que sin duda, está entre los mejores, como la delicada Micaela de la soprano rumana Ileana Cotrubas. El barítono americano Sherrill Milnes presta su importante voz a un Escamillo no muy matizado.

carmen-poster1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: