RefWorks: formación ‘online’

Sesión de formación online de Refworks:

Cómo utilizar RefWorks para importar referencias y escribir un trabajo de modo rápido:  20 junio de 2014 13:00 .

 

refworks

APPs de PubMed

Listado de Apps de PubMed gracias al  El Blog de Saludteca. En él, podemos ver además de la aplicación oficial de PubMed otras como por ejemplo:

 

pubmed

En Mediateca: El origen de los continentes

Hace 250 millones de años la masa de tierra no sumergida del planeta formaba un único gran  continente, Pangea. Pero pasados 50 millones de años Pangea empezó a separarse: nuevos océanos emergieron, cadenas montañosas se alzaron hacia el cielo y a lo largo de millones de años siete nuevos continentes se crearon a partir del único continente primitivo. Nuestros continentes actuales.

Hoy cada continente tiene su propio carácter distintivo, ricos, variados y con sus propios recursos y repletos de una gran diversidad de vida. Pero ¿cómo puede ser que encontremos esqueletos de ballenas en el desierto del Sáhara y qué papel tuvo la división de ese gran  continente en la extinción de los dinosaurios?

Reuniendo pistas encontradas alrededor del globo y gracias a la tecnología infográfica El origen de los continentesdevuelve a la existencia el fabuloso y complejo puzle que formaba Pangea, descubriendo la turbulenta historia de la formación de cada continente y revelando por qué cada uno es único.

Origen

En Mediateca: The Cotton club

Excelente banda sonora dirigida por John Barry para la película del mismo título  que Francis Ford Coppola filmó en 1984. El guion cuenta las andanzas de  Dixie Dwyer, un trompetista de jazz que por casualidad salva la vida a un malvado mafioso en un intento de asesinato. Atrapado bajo las redes  del gánster, se enamora además de su amante, la bailarina Vera Cicero. Las cosas mejoran cuando el mítico dueño del Cotton club, Owney Madden, le echa una mano para triunfar como actor de Hollywood.

The cotton club es un musical de jazz sobre  una película de mafiosos. La acción se sitúa en  Harlem, en plenos años veinte,  en ese  legendario club nocturno que realmente existió en aquella época. El club pertenecía al gánster  Owney Madden y permaneció abierto durante la famosa Ley Seca. A  ese club asistían todos los domingos las figuras más famosas de la vida política y cultural de la época y allí se estrenaban también las principales novedades musicales: artistas como Fletcher Henderson, Duke Ellington, Count Basie, Bessie Smith, Cab Calloway, The Nicholas Brothers, Ella Fitzgerald, Louis Armstrong, Nat King Cole, Billie Holiday o Ethel Waters actuaron allí. En consonancia con el ambiente racista de la época, los negros actuaban pero tenían prohibida su entrada como clientes.

John Barry dirige este fantástico trabajo pero no es él el autor de todas las  pistas  que  componen la banda sonora. La primera pista, The Mooche, tema con mucho ritmo que se escucha  durante los créditos de inicio acompañando a las famosas bailarinas del Cotton Club,  fue compuesto por Duke Ellington e Irving Mills. La pista cuatro contiene Creole love call,  un tema tranquilo  y sensual con letra y música de Duke Ellington e interpretado por la desgarradora  voz de Priscilla Baskerville. El archiconocido tema de Cab Calloway  Minnie the Moocher  interpretado por él en la ficción,  aparece en la pista once. Las  últimas tres canciones fueron compuestas por John Barry, Dixie kidnaps Vera que se escucha durante  los encuentros amorosos entre los dos jóvenes protagonistas de la película, Dixie y Vera, y como gran final para la conocida escena del tren,  Daybreak express medle , pasaje  en el que todo se soluciona para bien: el malvado gánster  ya muerto,  va camino del cementerio y los dos jóvenes enamorados  se van juntos camino de Hollywood.

 

Cotton-Club-BSO

Novedad en Dadun: Embargo de documentos

Dadun siguiendo las políticas nacionales e internacionales de acceso abierto a la investigación, pretende contribuir con los documentos publicados por los componentes de la Universidad de Navarra al acceso universal de la investigación. Sin embargo, es necesario ser conscientes de las políticas de las editoriales de libros y revistas, que a veces imponen un tiempo de embargo desde la publicación hasta su difusión libre en internet. Por eso, se acaba de implementar una mejora en la subida de documentos, de modo que se podrán introducir los datos bibliográficos y el pdf del artículo, pero éste no se mostrará hasta la fecha que le indique la persona que introduzca el documento.

Se intenta facilitar así que los autores puedan dar a conocer su producción científica, respetando las políticas editoriales. En los registros se indicará la fecha en la que estará disponible el texto completo.

dadun

Materiales de formación para uso de Ebooks en Ebsco

Ebsco nos ofrece materiales de soporte para el uso de su plataforma de Ebooks. En estos tutoriales  explican como poder descargar  ebooks  en el ordenador, en cualquier dispositivo, imprimir varias páginas,  etc. ebooks

 

En Mediateca: Mozart y Brahms, quintetos con clarinete

Se suele decir, con bastante fundamento, que las obras de cámara, en especial los cuartetos, son las más difíciles, no sólo de componer sino también de escuchar. Hay, no obstante, auténticas joyas del género que resultan francamente accesibles. Tal es el caso de los quintetos con clarinete de Mozart y de Brahms, que guardan cierta afinidad, más allá de compartir un mismo organicum.

En su creación tuvieron un papel destacado el arte y el virtuosismo de dos excelentes instrumentistas: Anton Stadler y Richard Mühlfeld, respectivamente. Tal circunstancia inspiró a dos genios que estaban viviendo los últimos años de su vida. En ambas reina un profundo lirismo –aunque de muy diverso carácter– derivado en buena medida de las posibilidades y las características tímbricas del clarinete.

Mozart escribió su quinteto en medio de todo tipo de problemas personales y familiares, a pesar de lo cual en él no se advierte en el más mínimo dramatismo. Con una capacidad de abstracción que tal vez no ha poseído ningún otro músico, creó una pieza de una transparencia, encanto, sencillez y naturalidad asombrosas. Está llena de inolvidables melodías, en particular su célebre Larghetto, escrito como de un solo trazo, cuya inagotable cantilena parecer flotar en el espacio mientras el tiempo se detiene.

Por su parte, Brahms creó una otoñal partitura, cargada de suave melancolía, aunque combinada con la pasión típica de su música. Todos los movimientos son espléndidos, pero su corazón es de nuevo el segundo, un sublime Adagio, en el que el clarinete lleva la voz cantante y dialoga con instrumentos de cuerda. Acaso la audición de esta obra suponga un mayor desafío para el oyente poco familiarizado con la música de cámara, pero sin duda el esfuerzo merece la pena.

En la fonoteca de la UN hay varios registros de estas obras, tres de ellos protagonizados por un destacado solista de la Filarmónica de Berlín: el clarinetista Karl Leister. Se unen a él dos afamados cuartetos: el Amadeus y el Brandis. La segunda versión del quinteto mozartiano se debe al británico Anthony Pay, acompañado por el conjunto de cámara de la Academy of Saint Martin in the Fields, formado por excelentes intérpretes.

Karl-Leister+