En Mediateca: Rossini

 

En la actualidad, asistir a una representación de ópera tiende a ser una actividad tan seria como escuchar una conferencia. Sin embargo, para las elites ilustradas o para la burguesía decimonónica, se trataba ante todo de un divertimento y un acontecimiento social. De hecho, si el título en cuestión tenía un carácter cómico, se esperaba que el público se riera, como en una pieza teatral.

Así se explica que la ópera bufa fuese un género de éxito y sus obras maestras muy apreciadas y puestas en escena. Tal vez la más famosa de ellas, tanto durante el siglo XIX como hoy en día, sea El Barbero de Sevilla, la ingeniosa partitura de Rossini, que narra los antecedentes de Las Bodas de Fígaro, compuesta por Mozart unas décadas antes. En ambas, cuyo libreto está basado en sendas obras de Beaumarchais, hay una buena dosis de crítica social.

En la primera, gracias a su ingenio, Rosina consigue evitar un matrimonio forzado con Don Bartolo, su maduro tutor, y casarse con el Conde de Almaviva. Éste oculta su identidad haciéndose pasar un por pobre estudiante llamado Lindoro, pues desea hallar una mujer que se case con él por amor, no por interés. Lo logra gracias a la inestimable ayuda de un conocido, el avispado barbero Fígaro.

Rossini ilustró esta historia con una música llena de buen humor y brillantez, también de agilidades y adornos vocales de todo tipo, propios del estilo musical imperante en su época: el bel canto. Sin embargo, con la irrupción de Verdi y el posterior verismo, ese tipo de canto fue en buena medida olvidado y sólo se recuperó durante la segunda mitad del siglo XX.

En la fonoteca de la UN disponemos de dos buenos registros de esta ópera. En el más antiguo destaca la labor de Maria Callas que, a pesar de algunas carencias vocales y técnicas, da a Rosina con toda la gracia y la picardía necesarias. Junto a ella, Tito Gobbi exhibe su portentosa capacidad para frasear y recrea un Figaro lleno de chispa. El tenor peruano Luigi Alva, todo un especialista en la parte, es un Lindoro estilista pero sin el suficiente empaque vocal. El eficaz maestro italiano Alceo Galliera los secunda con vivacidad y garbo desde el foso.

No menos elogiable es la labor de su compatriota Ricardo Chailly en la otra grabación. El papel de Rosina está cantado en la tesitura original por una de las voces que más hizo en favor de la recuperación de Rossini: la contralto de agilidad estadounidense Marilyn Horne. Enzo Dara, un excelente bajo bufo italiano, encarna a un Bartolo de antología., Otro estadounidense, Samuel Ramey, uno de los mejores bajos cantantes del siglo XX, es todo un lujo en el breve papel de Don Basilio, célebre por su aria de la calumnia.

Aconsejo a los interesados que se relajen antes de disponerse a disfrutar de esta obra, concebida ante todo para divertir. Conviene prestar especial atención al extenso final del primer acto, uno de los fragmentos más delirantes de la historia de la ópera, que comienza cuando el Conde entra es escena y finge ser un oficial ebrio.

Rossini1

En Mediateca: Guadalquivir

Joaquín Gutiérrez Acha se ha convertido en uno de los realizadores especializados en naturaleza más destacados de España. Tras ocuparse de las secuencias de animales del éxito sorpresa Entrelobos de Gerardo Olivares, firma en solitario el documental Guadalquivir, que le ha supuesto más de 24 meses de arduo rodaje.

Propone un viaje con el acompañamiento de las líricas palabras de la narradora, la cantante Estrella Morente, a través del Guadalquivir, como nexo de unión de los tres espacios naturales más importantes de España: la Sierra de Cazorla, donde nace, Sierra Morena y Doñana, la mayor reserva ecológica de Europa, donde desemboca.

Guadalquivir está compuesto por impresionantes imágenes que muestran con todo lujo de detalles la flora y fauna que se puede encontrar a lo largo del río, con momentos impactantes como la inteligente táctica de la araña tapadera para hacerse con sus presas, o el despliegue de los perros de caza. Resulta interesante por su reivindicación de la riqueza natural española, pues ofrece la sensación de que no es necesario trasladarse al Serengueti, en Tanzania, para realizar un largometraje digno de estas características.

Por su parte, la voz en off resulta bastante sugerente y cuidada, y le aporta un elemento de originalidad a Guadalquivir.(Decine21)

gua

En Mediateca: Searching for sugar man: banda sonora / Sixto Rodríguez

Banda sonora del documental del mismo nombre que investiga la vida y repercusiones de este cantautor de Detroit perdido en el tiempo, Searching for Sugar Man reúne lo mejor de sus dos discos de estudio, Cold fact (1970) y Coming from reality (1971). Sólo Sugar man ya justifica el asombro ante ese enorme despiste histórico.

A finales de los años 60, Rodríguez, un misterioso músico, fue descubierto en un bar de Detroit por dos productores que quedaron fascinados por sus melodías conmovedoras y sus letras proféticas. Grabaron dos discos con la convicción de que el artista se convertiría en uno de los más grandes de su generación. Sin embargo, el éxito nunca llegó, y el cantante desapareció en medio de rumores sobre su suicidio en un escenario. Mientras tanto, uno de los discos llegó a la Sudáfrica del Apartheid y se extendió por todo el país en grabaciones piratas. En unos años el músico pasó a ser icono de la libertad y de la lucha contra el sistema, mientras él se ganaba la vida trabajando en la construcción sin sospechar su éxito en aquel lejano país.

Esta es la historia de Sixto Rodríguez, el compositor de esta excelente banda sonora.

Sugar

En Mediateca: Pecados de mi padre

Sebastián Marroquín, único hijo varón del narcotraficante Pablo Escobar, líder del cártel de Medellín y fallecido en un enfrentamiento con la policía en 1993, habla en primera persona sobre la violencia ejercida por su padre, cuyos crímenes cruzaron las fronteras de Colombia.

Tras la muerte de Pablo Escobar, el más famoso y violento narcotraficante de Colombia, su hijo Juan se marchó a Buenos Aires, cambió su nombre por el de Sebastián Marroquín y asumió una nueva identidad para intentar alejarse de su turbio pasado familiar. Por primera vez desde la muerte de Escobar, Sebastián Marroquín ofrece su testimonio para contar la historia de su padre y la suya propia. De una forma honesta relata qué significa crecer siendo el hijo del criminal más buscado de Colombia y pide que su padre no sea visto como un ‘héroe del pueblo’, imagen que algunos colombianos reivindican, sino como el criminal que fue.

Al final de la película, Sebastián Marroquín se encuentra con los hijos del Ministro de Justicia, Rodrigo Lara, y con el hijo del candidato a la presidencia de Colombia, Luis Carlos Galán, ambos asesinados por sicarios de su padre en los años 80 y les pide perdón por todo el daño que su padre les causó a ellos y al país. (Filmaffinity)

Pecado

Servicio de Reprografía en la Biblioteca

Ya se encuentra disponible el Servicio de Reprografía, cuenta con:

  • 3 máquinas de reprografía en Sala de Consulta de Humanidades
  • 2 en la Biblioteca de Ciencias,
  • 2 en Sala de Lectura.
Permiten imprimir y/o fotocopiar a color, las máquinas situadas en:
  • 3º planta de Sala de Consulta,
  • Hall del Edificio de Ciencias
  • Sala de Lectura (impresora número 2)
(La máquina de Hemeroteca y Sala de Lectura que faltan por funcionar se espera que el lunes ya estén listas.)

Tenga en cuenta que:

  • para traspasar el dinero de las antiguas de Canon-Océ tendrán que acudir a la tienda RICOH.
  • para la adquisición de nuevas tarjetas o cargar copias en una tarjeta existente puede hacerlo en el distribuidor de tarjetas o en la tienda RICOH.

bibliotecanueva

En Mediateca: los Lieder de Schubert

Por espacio de casi siglo y medio, desde la época de Haydn y Mozart hasta la muerte de Richard Strauss, los compositores alemanes y austriacos cultivaron con singular acierto un género musical al que denominaron lied (‘canción’). Con él buscaron vincular la poesía con la música de modo que, como en una simbiosis, las palabras y las notas se potenciasen mutuamente.

Otros autores crearon lieder de gran calidad, pero en lo que a la cantidad se refiere, nadie logró igualar a Franz Schubert. A pesar de morir con sólo 31 años, compuso más de seiscientos, muchas obras maestras, dando carta de naturaleza una forma musical que acababa de nacer. Sin duda, tal legado es una de las cimas de la música occidental.

Schubert poseía todas las cualidades necesarias para ilustrar la poesía con la música. Su prodigiosa inspiración melódica le permitía reflejar con suma belleza el contenido de las palabras y su carga emotiva. Su portentoso dominio del arte de la modulación, adaptarse a los textos que musicaba, creando, si era necesario, microclimas diversos en un mismo lied. Su asombrosa inventiva, dar formas muy variadas y originales a sus canciones. Además, dominaba a la perfección los recursos técnicos y expresivos del piano, que en sus canciones no se limita a acompañar, sino que se pliega también de modo admirable al contenido del texto.

En la fonoteca de la UN contamos con el monumental registro –21 compactos– del gran barítono berlinés Dietrich Fischer-Dieskau, uno de los mejores lideristas de la historia, secundado por el pianista británico Gerald Moore, tal vez el mejor de los acompañantes. Quienes no conozcan este maravilloso repertorio, pueden iniciarse escuchando otro CD, grabado años antes por los mismos intérpretes, que contiene una selección de canciones. La Bella Molinera, uno de los tres grandes ciclos de lieder, es otra buena introducción al universo musical. El segundo de ellos –Viaje de Invierno– posee una profundidad y tristeza difíciles de olvidar.

Franz Schubert F13

12 de septiembre: apertura curso 2014/2015

Con motivo de la “Apertura del curso 2014/2015″, el viernes 12 de septiembre, la Biblioteca permanecerá cerrada.

Disculpen las molestias.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.